02 Sep

Doctrina cartesiana de la verdad

DOCTRINA CARTESIANA DE LA VERDAD:
LA VERDAD COMO CERTIDUMBRE DE LA REPRESENTACIÓN SUBJETIVA

En su célebre mito de la Caverna, Platón, al someter la a–létheia (“des–ocultamiento”) al yugo de la îdea (“aspecto”: lo que, del ente, es, y a éste le hace ser), propugna una mutación en la esencia de la verdad: verdad hácese orthotés, rectitud de la percepción y de la expresión. El reajuste de la mirada del conocedor, hacia la idea, establece una òmoíosis: una concordancia (en virtud de la rectitud de la mirada) del conocimiento con la cosa misma.

“En adelante este carácter de la esencia de la verdad: rectitud de la representación enunciativa, regirá todo el pensamiento occidental.” Heidegger, Doctrina de la Verdad según Platón, Univ. de Chile 1953, trad. de García Bacca, p.149.

El concepto de verdad como òmoíosis se consolida en la teología medieval: “veritas est adaequatio rei et intellectus”. La teología es ontología que transpone el ser a Dios como su “causa originaria”, causa que en sí misma encierra el ser y de sí lo emite a todo ente (Cfr. Heidegger, ob.cit., p.154). De modo que la adaequatio en que consiste la veritas es ahora primordialmente concebida como adaequatio rei (creandae) ad intellectum (divinum), y sólo por derivación óntica se estipula a la vez adaequatio intellectus (humani) ad rem (creatam); –puesto que la correcta inteligencia o conocimiento de las cosas, por parte de los humanos (imago Dei), entra en el proyecto divino de la Creación (Cfr. Heidegger, en ¿Qué es Metafísica?, ed. S.XX, pp.112–113).

La metafísica cartesiana sigue aún fundamentando la posibilidad de un correcto acceso epistémico a los entes (o lo que es casi equivalente, la posibilidad de verdad del conocimiento) desde la instancia divina: Dios, ens perfectissimum, no puede querer engañarnos. Sin embargo, Descartes introduce una modificación crucial en la investigación epistemológica, respecto de la metafísica escolástica que lo precede: el ente que yo soy, el ens qui ergo sum, se autofundamenta epistémicamente a sí mismo, sin necesidad del concurso divino: “pienso luego soy”. En virtud de este autofundamentarse, que es una “evidencia inmediata”, el ente humano que en cada caso conoce, adquiere, en lo tocante a su conocimiento, preeminencia sobre todos los demás entes, incluído el divino; de tal modo que, si bien Dios sigue siendo la, en rigor, única substantia ontológica (la única que “es”, en sentido estricto y absoluto: subsistente en sí y por sí, proporciona el ser a todo lo demás), yo que conozco paso a ser el subiectum epistemológico de mi conocimiento; soy el fundamento de este conocimiento: me conozco en mí y por mí, y proporciono el ser conocido –por mí– a todo lo demás –en la medida de mis humanas capacidades.

[…]

Doctrina cartesiana de la verdad »

Madrid, septiembre de 1991
Ignacio Mª Iglesias Labat

 

 

31 Ago

I Ching | El libro de las mutaciones

I Ching
El libro de las mutaciones

Incluye la traducción del inglés al español
del texto principal y los comentarios de la edición de
Richard Wilhelm — Cary F. Baynes,

Así como la traducción del inglés al español
del texto principal de las ediciones de
Nigel Richmond y Gregory C. Richter

Traducción del inglés al español por
Rodolfo Soriano Núñez

I Ching | El libro de las Mutaciones »

 

 

24 Jun

Algunos aforismos de juventud

Aforismos de juventud: Ser humano al borde del precipicio

 

Aforismos de juventud

Cuando uno rebaja sus ideales, está rebajándose entero: lo rebaja todo de sí mismo, —incluso, hasta las ganas de morir.

*          *          *

No hay sentimiento más triste que éste de saberse innecesario: ¡Qué sórdido y asqueroso cuando, en medio de una situación, junto a aquellos a los que considerabas tus amigos, descubres que eres completamente indiferente —o sea, que, a todos los efectos, da igual que estés o no presente!

Leer más

07 Jun

No es lo mismo dolor que sufrimiento

imagen-portada-No-es-lo-mismo-dolor-que-sufrimiento

No es lo mismo dolor que sufrimiento: nuestro mismo lenguaje los distingue…

Hace ya años, me percaté de lo sabio que es nuestro lenguaje en esto del sufrir, al expresar la diferencia con el «doler»: Dices «me duele»: esto expresa que algo recae sobre ti y te causa dolor… Pero casi nada valioso puede conseguirse en la vida sin dolor (ejemplo paradigmático el parto); sin embargo, cuando sufres, dices: (Yo) «sufro»: es la autoconsciencia que, desplegándose y replegándose sobre el dolor en movimiento absorbente, lo hace suyo… de aquí deriva la búsqueda de «culpables», sea en forma de complejo de culpa, sea proyectándola sobre otros.

Diferencia entre dolor y sufrimiento: rayos angel y demonio

 


Centro de preferencias de privacidad

Uso de cookies en la web

Utilizamos cookies para ofrecerte una mejor experiencia de navegación, analizar el tráfico del sitio y personalizar el contenido.

Cookie PHPSESSID: Es el identificador predeterminado que PHP usa para las cookies generadas por session_start ().
Cookie wordpress_test_cookie: Esta cookie ayuda a WordPress a determinar si puede almacenar cookies.
Cookies wordpress_logged_in_519dcff367d7294724c21a743d81de64, wordpress_sec_519dcff367d7294724c21a743d81de64: Sirven para el correcto funcionamiento de WordPress.

PHPSESSID, wordpress_logged_in_519dcff367d7294724c21a743d81de64, wordpress_sec_519dcff367d7294724c21a743d81de64, wordpress_test_cookie
arcki2
IDE
__cfduid, __gat_emailit
dpr
1P_JAR, NID, _ga, _gat, _gid
_ga, _gid
bcookie, bscookie

RGPD

Sirven para habilitar el consentimiento -o no hacerlo- por parte del usuario para el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD).

gdpr[allowed_cookies], gdpr[consent_types],