09 Abr

Érase una vez un pegote de barro

Érase una vez un pegote de barro que vivía en el fondo de un agujero

 

Pegote de barro: foto Monigote de alcantarillaFOTOGRAFÍA DE IGNACIO IGLESIAS

 

Su única ocupación consistía en mirar, a través de la angosta abertura de su agujero, las nubes pasar…

Le fascinaba su contemplación: eran tan diferentes unas de otras, tan sorprendentes… y siempre tan divertidas…


Pegote de barro: foto nubesFOTOGRAFÍA DE IGNACIO IGLESIAS

Un buen día se quedó anonadado: Cielos, la nube que estaba viendo pasar… ¡Qué hermosura, qué gracia, qué donaire…! Jamás hubiera creído que pudiera existir criatura tan hermosa.

Un sentimiento inédito en él, poderosísimo –maravilloso y a la par enajenante–, le abrasó el pecho (el cual, hasta ese momento ni siquiera sabía que tuviera).

 

“Tengo que conocerla. Algo habré de hacer al respecto.”

 

Sería muy largo de contar –y sabes que no me gusta aburrirte–, pero, tras un sinfín de vicisitudes y más de mil vidas, nuestro pegote consiguió convertirse en todo un señor viento, flamante y airoso.

Entró a trabajar para el clan de los vientos y, en su nueva ocupación, se dedicó a recorrer las alturas de un destino a otro, siempre con la esperanza de volver a ver a su venerada…

Pegote de barro: foto contraluz en Los Llanos de AridaneFOTOGRAFÍA DE IGNACIO IGLESIAS

Pasó mucho tiempo, y Viento desesperaba. Un día Eolo, su jefe temporal, le informó:

— Pues, ¿qué esperabas, muchacho? Es lo que tienen las nubes: que nunca son iguales a sí mismas… Podrías recorrer los cielos durante miles, qué digo miles: millones de años, por no decir toda la eternidad… Y jamás volverías a ver a tu amada.”

Viento entristeció sobremanera: y sus lágrimas provocaron un diluvio de proporciones bíblicas.

Pegote de barro: Temporal en A Coruña por Óscar ParísFOTOGRAFÍA DE ÓSCAR PARÍS, TEMPORAL EN A CORUNHA

Luego enfureció… y se convirtió en huracán.

Azotaba con su ira la faz de la tierra, arrasando provincias y poblaciones enteras. Ante los gemidos de pánico de las criaturas terrestres, causados por su llegada, replicaba siempre con la misma frase: “No tengo piedad. Nunca, nunca, nunca…” El resto de la frase se la guardaba para sus adentros.

 

Al paso de los siglos, Viento comenzó a acusar los achaques de la edad: un día le entró un ataque de ciática; otro, la sonrisa de un niño lo frenó en seco… y se quedó allí, ante el niño sonriente, quietecito y con sensación de hacer el ridículo, diríase como de puntillas –si el viento tuviera puntillas sobre las que ponerse–.

Fue sosegándose, y se transformó en una suave brisa, que acariciaba con dulzura y melancolía la faz de la tierra y de sus habitantes…

Pegote de barro: Arbol al vientoFOTOGRAFÍA DE IGNACIO IGLESIAS

 

Eso sí, todavía seguía repitiendo su letanía; pero ahora ya sólo susurraba: “Nunca nunca nunca” (volveré a enamorarme).

 

*          *          *

 

Un buen día, Viento se quedó anonadado, embelesado como nunca lo estuviera, al menos desde aquella remota vez, perdida en el correr de los milenios…

 

Lo que vio: qué bonito.

Nuevamente sintió crecer en él, abriéndose paso entre sus entrañas, aquel brioso y enérgico sentimiento que antaño ya lo colmara…

Pero había un problema: no tenía acceso al lugar donde residía su amada criatura. Hay lugares donde nunca sopla el viento.

“Vaya, tendré que hacer algo al respecto.”

 

Suspiró.

Su nuevo amor era un pegote de barro en el fondo de un agujero.

Pegote de barro: hojarasca en agujero en el sueloFOTOGRAFÍA DE IGNACIO IGLESIAS

 

Ignacio Iglesias

Dedicado a M

en Madrid, a 9 de febrero de 2009

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.


Centro de preferencias de privacidad

Uso de cookies en la web

Utilizamos cookies para ofrecerte una mejor experiencia de navegación, analizar el tráfico del sitio y personalizar el contenido.

Cookie PHPSESSID: Es el identificador predeterminado que PHP usa para las cookies generadas por session_start ().
Cookie wordpress_test_cookie: Esta cookie ayuda a WordPress a determinar si puede almacenar cookies.
Cookies wordpress_logged_in_519dcff367d7294724c21a743d81de64, wordpress_sec_519dcff367d7294724c21a743d81de64: Sirven para el correcto funcionamiento de WordPress.

PHPSESSID, wordpress_logged_in_519dcff367d7294724c21a743d81de64, wordpress_sec_519dcff367d7294724c21a743d81de64, wordpress_test_cookie
arcki2
IDE
__cfduid, __gat_emailit
dpr
1P_JAR, NID, _ga, _gat, _gid
_ga, _gid
bcookie, bscookie

RGPD

Sirven para habilitar el consentimiento -o no hacerlo- por parte del usuario para el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD).

gdpr[allowed_cookies], gdpr[consent_types],